Declaración Colegio Médico sobre situación de Viruela del Mono

406

La Organización Mundial de la Salud el 23 de julio declaró como una “emergencia de salud  pública internacional” al escenario en torno a la viruela símica y se hizo un llamado dirigido a “hombres que tienen sexo con hombres a disminuir sus parejas sexuales”.

Frente a esta situación como Mesa Directiva Nacional y Departamento de Género y Salud del Colegio Médico de Chile señalamos:

  1. La viruela símica, en base a la evidencia científica disponible a la fecha, se transmite principalmente a través del contacto físico directo de piel con piel, incluyendo contacto con lesiones cutáneas o costras, y en forma menos frecuente por gotitas, a través de saliva o secreciones respiratorias.
  2. Durante la actividad sexual puede generarse un contacto directo prolongado, por lo que podría aumentar el riesgo de transmisión. Según la evidencia científica la viruela símica no debe ser considerada como una infección de transmisión sexual, hasta que se demuestre lo contrario.
  3. A nivel mundial la epidemia en curso se ha presentado con mayor frecuencia en “hombres que tienen sexo con hombres”. En paralelo, el Ministerio de Salud de Chile a la fecha del 29 de julio de 2022 reportó que todos los casos diagnosticados en el país han sido de “hombres que tienen sexo con hombres”. Es importante promover la pesquisa precoz, autocuidado y la evaluación de riesgos de las personas.
  4. Todas las personas pueden contraer y transmitir la viruela símica, por lo tanto las medidas de prevención e información deben ser dirigidas a toda la población.
  5. Sin embargo, la situación epidemiológica observada debiera implicar, también, políticas sanitarias dirigidas hacia poblaciones clave, que no redunden en estigmatización, pues la evidencia nos dice que esto solo profundiza las barreras de acceso a la salud, entorpeciendo el diagnóstico oportuno, acceso a cuidados y tratamientos necesarios; además de entorpecer la prevención de futuros contagios.
  6. A los equipos de salud no les corresponde indicar o contraindicar determinadas prácticas sexuales, sino informar sobre los riesgos de ellas, puntualizando en las formas de prevenir efectos adversos asociados a las prácticas sexuales de riesgo.

Como Colegio Médico de Chile enfatizamos que si bien existen prácticas sexuales de riesgo, jamás personas de riesgo. Hacemos un llamado enfático a que la autoridad sanitaria, los equipos de salud, y las organizaciones de la sociedad civil, trabajemos en conjunto para dar una respuesta basada en la evidencia científica, pero también respetuosa de los derechos humanos y las perspectivas de género y diversidad en salud, a esta problemática emergente.