COLMED alerta por graves faltas de condiciones para frenar contagios de COVID-19 en CDP de Puente Alto

3796

Departamento de DD.HH. calificó como «problema de salud pública», la situación del recinto en una visita realizada hoy  junto al Instituto Nacional de Derechos Humanos. Advierten, además, que problemática se podría replicar en todo el país. El fin del recorrido era  verificar la situación sanitaria de los ciudadanos que se encuentran en prisión preventiva a la espera de un juicio.

Como un «grave problema de salud pública» calificó el Departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico de Chile, la situación que se vive en el Centro de Detención Preventiva de Puente Alto, luego de una visita a realizada en conjunto con el Instituto Nacional de Derechos Humanos.

«La salud es un derecho humano y en estas condiciones no es posible que se cumpla ese derecho para estas personas, y esto se agrava en la pandemia. Los internos ven muy desmejorada su salud por la base de  vulneración de derecho previa que tienen por la falta de acceso a salud adecuada, a la falta de saneamiento y por las condiciones de hacinamiento. Todo eso es un caldo de cultivo y expansión del virus, no solo para esta cárcel, si no que para la gran parte de las que hay en Chile», indicó el dr. Enrique Morales, presidente de la entidad de Colmed.

El profesional agregó que «es necesario establecer una visión epidemiológica que permita controlar la pandemia. De acuerdo a las reglas Mandela para tratamiento de las personas privadas de libertad a la cual esta suscrito Chile, e los detenidos deben tener acceso a mismas condiciones de salud que la población general. Esto no es así. Las personas no pueden cumplir medidas de distanciamiento social, lavado de manos porque no hay acceso a agua o elementos de protección personal».

La idea del recorrido era conocer las condiciones de habitabilidad, de horas de encierro y de salida a áreas comunes, el estado de salud de la población y los resguardos y servicios a los que pueden acceder los internos y gendarmes.

La visita, de cerca de cuatro horas, permitió conocer la forma en que se están desarrollando los procesos sanitarios en el recinto que ha presentado casos de Covid-19 entre las personas privadas de libertad que se encuentran a la espera de un juicio y contó con la colaboración de las autoridades del penal, de los funcionarios y de la población interna.

El doctor Enrique Morales encabezó el chequeo, junto a una abogada del INDH y a un médico salubrista con el fin de conocer las denominadas Reglas Mandela, una serie de medidas mínimas para el tratamiento de reclusos de la ONU.

Finalmente se pudo observar, el profesional detalló que “existe una falta de recursos y la falta de condiciones estructurales de la cárcel, las personas están completamente hacinadas para el doble de su capacidad. Es un problema de salud pública porque los casos vana  salir amplificados para que gendarmes, que están expuestos, puedan contagiarse”, agregó

Según lo que se pudo observar, no se están tomando medidas de separación de personas con sospechas o contagiadas, no hay elementos de protección personal para gendarmes, población, ni para los funcionarios de la enfermería.

El recorrido inspectivo es el segundo que se realiza en el marco de la pandemia que ha cobrado 18 víctimas fatales en el país y que tiene cerca de 3.400 casos de contagio. El primero, se realizó en Santiago 1, pero para conocer la situación médica de 18 internos golpeados o con lesiones luego del intento de motín del 19 de marzo pasado. Por esa razón, el registro de hoy, es el primero que se hace a un penal de forma integral.

Conoce el Informe elaborado por nuestro Dpto. de DDHH aquí:

Informe visita al Centro de Detención Preventiva de Puente Alto, en el contexto de Pandemia Coronavirus Covid-19 en el marco de los Derechos Humanos de las personas privadas de libertad.