Médicos Mayores disfrutan de paseo al Cajón del Maipo

1597

Esta actividad es parte de las iniciativas de camaradería programadas por la Agrupación que buscan mejorar la calidad de vida de sus asociados y evitar el sedentarismo, aislamiento y soledad que conlleva el cese de la actividad profesional.

Un paseo a los bellos paisajes del Cajón del Maipo, almuerzo de camaradería de un recorrido por el embalse El Yeso, fue el reciente panorama del que disfrutaron cerca de veinte integrantes de la Agrupación de Médicos Mayores del Colegio Médico (AMM). Esta iniciativa apunta a mejorar la calidad de vida de sus asociados, que se encuentran en edad avanzada y que progresivamente han cesado su actividad profesional, con lo que aumenta el sedentarismo, aislamiento y soledad.

El presidente de la AMM, Dr. Álvaro Yáñez manifestó que “la idea de este paseo fue reunir a los médicos que ya no tienen redes sociales e invitarlos a que se interesen en las actividades que realizamos en general como agrupación, que en este caso fue un lindo paseo al Cajón del Maipo. Esta salida a la naturaleza fue interesante, porque éramos muchos médicos mayores de 75 años que disfrutamos y quedamos maravillados con la naturaleza. Además esto permitió que pudieran reencontrarse colegas que por muchos años no se habían visto”.

Más actividades y encuentros

Durante el mes de junio la AMM realizó diferentes actividades artístico-culturales, como presentación del “Cuarteto de Cuerdas clásico”, el cual ofreció un concierto interpretando obras de Haydn y Dvorak; una función  de cine, donde se presentó el clásico de John Ford,  “Las Uvas de la Ira” basada en  la novela de Steinbeck, de igual nombre y que contó con la actuación  magistral  de Henry Fonda.

También se destaca la interpretación en guitarra clásica y Laud que ofrecieron los médicos Luis Avendaño y William Awad, quienes desde su infancia se sintieron inclinados a enriquecer su vida con la interpretación musical en estos instrumentos. En la ocasión el Dr. Awad recordó que al comienzo del siglo pasado, su padre inmigrante sirio, llegó a Chile cruzando la cordillera a lomo de mula y trayendo como preciado bien un Laud árabe, historia que posteriormente lo impulso a aprender tocar este instrumento.

“Nuestra idea es que los médicos puedan escuchar música, que les expliquen lo que se está tocando, ver cómo se interpreta la música que es casi como mirar un Ballet. Muchas veces los colegas se nos emocionan en estas actividades artísticas. Nosotros tratamos que aquellos médicos que dejan la actividad, puedan mejorar su calidad de vida”, concluyó el Dr. Yáñez.