Declaración pública tras fallecimiento de mujer en clínica estética clandestina

1939

Desde el Colegio Médico de Chile, junto con expresar nuestra solidaridad y más sentidas condolencias para la familia de la mujer fallecida en una clínica estética clandestina en la comuna de Las Condes, queremos condenar tajantemente el actuar de personas que llevan a cabo actividades médicas, sin contar con las competencias necesarias para aquello, poniendo en riesgo a las personas, llegando a consecuencias tan terribles como la muerte, en este caso.

Nos parece una conducta totalmente antiética y delictual que personas que no cuenten con los conocimientos técnicos debidamente certificados, jueguen con la vida de las personas, realizando procedimientos que deben ser llevados a cabo por especialistas.

Lamentamos que en nuestro país la legislación vigente no sea lo suficientemente dura para evitar estos terribles hechos, considerando que dicho recinto ya había sido fiscalizado y clausurado al menos en tres oportunidades, y aún así se encontraba operativo. Esto se debe a que delitos como éste son apenas castigados con multas o penas bajas, que permiten la reincidencia.

Ante esta desprotección para las y los pacientes, nuestra recomendación es tomar todos los resguardos y tratarse con profesionales especializados. Para ello, les recordamos que pueden consultar en el Registro de Prestadores Individuales de la Superintendencia de Salud si la persona que los atenderá efectivamente cuenta con la especialidad que dice tener.

También, hacemos un llamado a las autoridades a endurecer las penas relacionadas con este tipo de delitos, para evitar cualquier consecuencia grave para la salud de las personas.