Brigada Médica Solidaria: Medicina UdeC 1986 logra séptimo operativo de entrega y servicio

126

Cuando la Generación Médica 1986 de la Universidad de Concepción se reencontró en 2016 en Chillán con motivo de sus 30 años de profesión, algo importante y diferente sucedió. «Nos reencontramos los seres humanos y nos dimos cuenta de que las diferencias que nos habían separado en el tiempo de estudiantes ya no existían o no tenían importancia…ahora nos encontramos en nuestra esencia, en nuestros espíritus más originales y enriquecidos cada uno con sus propias experiencias de vida personal y profesional», comenta una de
sus exalumnas, la Dra. María Antonieta Puga N., anestesióloga y académica de la Facultad de Medicina de la Udec.

En ese encuentro, entre recuerdo y recuerdo, el Dr. José Venegas planteó a su curso si había interés o no de hacer algo “más allá que rememorar el tiempo de universitarios”, algo que pudieran hacer como generación y como una forma de devolver a la comunidad lo que ésta le otorgó mientras se formaban profesionalmente. La idea rápidamente motivó al grupo y una veintena alzó la mano para sumarse.

Así nació la Brigada Médica Solidaria que en 2017 realizó su primer operativo médico en el Hospital de Taltal, cuyo gestor fue el mismo Dr. Venegas, quien se desempeñaba como médico en Antofagasta. Además del contacto del colega, el hospital nortino fue escogido pues el perfil del operativo es resolver patologías en listas de espera de manera de contribuir a que las personas tengan la opción de resolver la prestación por la cual se encuentran a veces por mucho tiempo esperando, comenta el Dr. Nelson Cánovas V., médico coloproctólogo, también académico del Departamento de Cirugía de la Facultad de Medicina UdeC. En esa primera actividad, realizaron 17 cirugías, 88 exámenes de imagenología, 183 consultas ambulatorias de especialidades y dictaron un Taller de Reanimación Neonatal.

«Atravesamos casi todo Chile en bus con el único propósito de ayudar y devolver lo que nos ha entregado a nosotros la Universidad y la comunidad…eso es lo que nos motiva y nos mueve, lo que nos pone contentos, el poder dar… tal vez los números no sean tan grandes, pero para esa persona que resolvió su problema de salud, sin duda, es muy importante», indica el Dr. Cánovas.

Desde Taltal los pasajes volvieron al Sur en octubre de ese año y el grupo llegó hasta el Hospital Intercultural Kallvu-Llanka de Cañete donde practicaron 190 exámenes, 373 consultas ambulatorias y 19 cirugías. Al Taller de Reanimación Neonatal se sumó un Curso de Urgencias. En abril de 2018 el extremo sur fue el destino. En Puerto Aysén realizaron similares intervenciones médicas además de talleres de diabetes, nutrición y geriatría. En septiembre de ese mismo año, nuevamente estuvieron en Cañete y durante 2019 otra visita recibió el Hospital de la zona de Arauco y también la Brigada aterrizó en Puerto
Natales y Punta Arenas.

Para abril de 2020 la Brigada Médica Solidaria tenía previsto realizar el séptimo operativo a Puerto Aysén, pero, al igual que a todo el mundo, la pandemia por Covid-19 sorprendió también a la Generación Médica 1986 debiendo suspender lo planificado. Transcurridos dos años de ello era tiempo de retomar.

Puerto Aysén es una pequeña ciudad en la patagonia chilena de 26 mil habitantes, tiene la particularidad de ser una isla en un continente a la que las inclemencias del clima la aíslan hasta de las localidades más cercanas. “Cuando estuvimos la primera vez en Puerto Aysén, nos dimos cuenta de la dura realidad que vivían y decidimos que no los podíamos abandonar…la gente de la zona ha librado una gran guerra por su hospital, porque la salud es prioridad para ellos, pero persiste el grave problema de que cuentan con muy pocos especialistas al ser zona extrema”, comenta la Dra. Puga, quien asegura que retomar la marcha de los operativos no fue tarea sencilla, “y es que para nosotros la pandemia fue muy difícil, somos seres humanos y los rezagos y maltratos psicológicos del covid también afectó a nuestra generación, pero aún así se armó un pequeño grupo y pudimos concretar este nuevo sueño”, comenta la profesional con un emocionado entusiasmo y que es reconocido por sus pares como el corazón de la brigada.

En este último operativo, participaron el Dr. Miroslav Vulinovic y Dr. Juan Carlos Rozas, ambos gineco obstetras; el Dr. Ricardo Shade oftalmólogo; el Dr. Nelson Cánovas, coloproctólogo y la Dra. María Antonieta Puga, anestesióloga, quienes en conjunto practicaron 8 esterilizaciones videolaparoscópicas, operaron 3 hernias, 2 colecistectomías y 6 cataratas de alta complejidad, además de realizar 69 ecografías ginecológicas.

“La lista de espera en Puerto Aysén es similar a la de otros hospitales, pero varía en relación a los especialistas que han llegado. Están trabajando para captar más especialistas, por ejemplo no tienen oftalmólogo, sí cuentan con cirujano, pero no ginecólogo. Tal vez en 3 años más tengan uno y en una próxima visita vayamos con un cardiólogo”, explicó Dr. Cánovas, quien asegura que las necesidades están y también el compromiso desinteresado de esta generación, la cual siempre ha realizado sus operativos ad honorem y sin el apoyo de ningún tipo de institución. No obstante, él y sus compañeros quisieran que otras generaciones médicas se sumaran y organizaran sus propias brigadas médicas.

Mientras tanto la bandera de la Universidad de Concepción que siempre portan en cada viaje de servicio que realiza este grupo de médicos y médicas, seguirá flameando en alguna zona geográfica de su querido Chile solo con el anhelo de saber que contribuyó con un granito de arena a dar una mejor salud a chilenos y chilenas.