Colegio Médico condena asesinato de Camilo Catrillanca y llama al Gobierno a implementar acciones correctas para la paz en La Araucanía

402

A través de una declaración pública, la Mesa Directiva instó a las autoridades a revisar la estrategia de militarización en la zona y a dar cumplimiento a los acuerdos internacionales suscritos para garantizar el desarrollo que los pueblos originarios merecen, en un ambiente de paz, inclusión, no discriminación y respeto de sus derechos humanos. Asimismo, los dirigentes enviaron sus condolencias Dr. Juan Catrillanca, tío de Camilo.  

A continuación, compartimos la declaración íntegra.

El Colegio Médico de Chile condena y lamenta profundamente el asesinato del joven comunero mapuche, Camilo Catrillanca, así como el arresto y los apremios ilegítimos de los cuales fue objeto el menor de edad que le acompañaba.

Esto demuestra que es necesario revisar la política implementada en la zona de la Araucanía, donde se ha optado por la militarización del lugar y el uso de la fuerza en vez del diálogo, lo que no se condice con lo anunciado por el Ejecutivo en el mes de septiembre a través del “Acuerdo Nacional por el Desarrollo y la Paz en la Araucanía”.

La comunidad requiere políticas públicas que permitan mejorar su calidad de vida. Estamos frente a una población que tiene los más altos indicadores de pobreza y postergación; una mayor mortalidad por causas externas (violencia, accidentes, intoxicaciones y suicidios); una mortalidad infantil entre 2,5 a 6 veces superior a la de niños no mapuche; una tasa de suicidio tres veces superior a la del resto de niños de 15 años. Como profesionales de la salud, comprometidos con el bienestar de la población del país, creemos que son necesarias medidas que apunten a mejorar estos indicadores a la brevedad y el clima en la zona, puesto que la constante tensión y el ambiente de agresividad complica la entrega de una adecuada atención de salud.

Llamamos al gobierno a investigar y sancionar como corresponde el asesinato de Camilo Catrillanca y a implementar las acciones correctas que permitan alcanzar, realmente, la paz en La Araucanía, abandonando esta fallida estrategia que estigmatiza, excluye y agrede a las comunidades mapuches.

Solicitamos al Estado de Chile dar pleno cumplimiento a los acuerdos internacionales suscritos en la materia, para garantizar el desarrollo que nuestros pueblos originarios merecen, en un ambiente de paz, inclusión, no discriminación y respeto de sus derechos humanos.

La violencia sólo engendra más violencia y, en ningún caso, permitirá lograr los acuerdos de paz que la Araucanía requiere.