Antofagasta: Consejo Regional solicita a Corte Suprema detener contaminación por concentrados en la zona

231

A la Corte Suprema se elevó el expediente de la causa relacionada con el grave riesgo de contaminación que afecta a los habitantes de Antofagasta, debido al transporte de concentrados polimetálicos por pleno corazón de la ciudad.

La medida se origina, luego de la presentación de un nuevo recurso de casación en la forma y en el fondo, ingresado por el Colegio Médico Regional Antofagasta, ante el Primer Tribunal Ambiental de la zona, entidad que autorizó este 6 de mayo de 2019, el envío del expediente al máximo tribunal del país para su conocimiento y resolución.

Según el vocero del equipo jurídico del Colegio Médico, Christian Concha, la medida busca revertir ante la Corte Suprema, la autorización entregada por Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), al transporte diario de concentrado polimetálico, realizado por Minera Sierra Gorda y el Grupo Luksic, a través de sus firmas FCAB y ATI, por pleno centro de la ciudad.

PELIGRO

Según el análisis institucional, esta actividad industrial, sigue poniendo en grave peligro la salud de los habitantes de Antofagasta, población que posee históricamente un alta susceptibilidad a cáncer, reconocida por las estadísticas oficiales del Ministerio de Salud y que según un reciente estudio de la Universidad Católica, financiado con fondos públicos del CORE de Antofagasta, determinó que aproximadamente un 9% de la población de la comuna, posee riesgo de arsénico inorgánico en su organismo.

Cabe destacar que la población local, se vio afectada en el pasado por la alta ingesta de arsénico en agua potable entre 1958 a 1970, posteriormente mediante la contaminación con plomo y zinc en 1998 y de 2015 a la actualidad, por la exposición a polvo de concentrado polimetálico, en cuyos conflictos ambientales el Colegio Médico, ha tenido una actuación fundamental a favor de la ciudadanía.

De acuerdo con el estudio del Departamento de Medio Ambiente, el concentrado de Minera Sierra Gorda, que es transportado actualmente por zonas urbanas del puerto, sólo posee un 28% de cobre y un 72% de metales peligrosos para la salud, entre ellos arsénico y manganeso, además de oro y plata. Su transporte cruza de noche en trenes y durante todo el día en camiones, siendo ineficaces las medidas de hermeticidad aplicadas por las empresas, de acuerdo con el reciente fallo del mismo Primer Tribunal Ambiental.

VICIOS

De acuerdo con los antecedentes del recurso, el equipo jurídico del Colegio Médico de Chile Regional Antofagasta, estableció además que las autorizaciones de las resoluciones, que permiten dichos transportes, poseen a su vez graves vicios esenciales, que permiten solicitar a la Corte Suprema, ordene la nulidad de derecho público de los actos administrativos, realizados por el Servicio de Evaluación Ambiental, que autorizaron el funcionamiento de este proyecto, sin los resguardos administrativos. ambientales y constitucionales.

Entre estos antecedentes, figuran el cambio de la línea base del proyecto de Minera Sierra Gorda, que modificó su trasporte de mineral en polvo desde Sierra a Gorda a Mejillones, como era en un principio, teniendo actualmente como destino el puerto de Antofagasta, con el riesgo a la salud que ello conlleva.

Del mismo modo, otro de las irregularidades provocadas por dichas autorizaciones, contempla la alteración del valor paisajístico, generado por el enorme galpón de acopio de concentrado polimetálico, situado en pleno centro cívico y portuario de la comuna, a pasos de sitios residenciales, establecimientos educacionales y centros de salud.