Directiva se reúne con Capítulos Médicos de centros asistenciales de Valparaíso  

289

Junto a sus colegas del Hospital Carlos Van Buren y del Psiquiátrico del Salvador, los directivos vieron en terreno las necesidades que enfrentan dichos establecimientos, con el fin de solicitar formalmente a la autoridad las inversiones que permitan subsanar esta falta de recursos que perjudica a las y los pacientes de estos recintos.

Este miércoles, el Presidente del Colegio Médico, Dr. Patricio Meza, su Vicepresidenta, Dra. Inés Guerrero, el Tesorero Nacional, Dr. Jaime Sepúlveda, y el Presidente del Colegio Médico Valparaíso, Dr. Ignacio de la Torre, visitaron el Hospital Carlos Van Buren y el Psiquiátrico del Salvador, para reunirse con sus capítulos médicos y conocer en terreno la falta de recursos que enfrentan a diario en estos recintos, con el fin de poder levantar esta información, llevarla ante la autoridad sanitaria y así exigirles las inversiones necesarias para paliar estas falencias.

Respecto al motivo de la visita, el Dr. Meza explicó que “recientemente, la Ministra de Salud denunció por algo tan grave como el delito de torturas al equipo del Hospital del Salvador, quienes durante años han solicitado a la autoridad poder contar con los recursos para realizar las atenciones que requieren los pacientes, en las mejores condiciones, pero su empleador, en vez de apoyarlos y entregarles los recursos, los castiga por hacer lo mejor que pueden con lo que tienen”. En esta línea, agregó que “este hecho no sólo afectó a las y los colegas de ese centro asistencial, si no de todo el país, porque ahora todos temen ser denunciados porque muchas veces realizan su trabajo en condiciones de precariedad, que hacen imposible ajustarse a los ideales de las guías clínicas o de los estándares de la OCDE”.

Un nuevo Hospital para Valparaíso

El Hospital Carlos Van Buren es el más grande del su servicio de salud y un centro de referencia para varias prestaciones. Pese a ello, presenta numerosas falencias estructuras, de equipamiento y de recursos humanos, que se arrastran hace décadas. La presidenta del capítulo médico del establecimiento, Dra. Claudia Amarales, recalca que desde hace al menos unos tres años que se ha tenido como principal preocupación el poder avanzar en la construcción de un nuevo hospital. Durante 2019, el CORE financió la ejecución del Estudio de Preinversión Hospitalaria (EPH), que implicó hacer una evaluación de las redes del servicio de salud Valparaíso – San Antonio, y desde ahí la proyección de un hospital en el contexto de esa red.

«Ese proyecto, que fue presentado a nosotros hace aproximadamente un año atrás o un poco más, en realidad adolecía de bastantes déficit, ya que planteaba al Hospital Van Buren como un hospital prácticamente de urgencias, en que muchas especialidades como traumatología, oftalmología, otorrino, se trasladaban al Pereira, lo cual no nos pareció como capítulo, ni en general a los funcionarios del hospital, y finalmente quedó paralizado», explica la Dra. Amarales y agrega que, probablemente se tenga que hacer un nuevo EPH, lo que requerirá nuevos recursos.

Asimismo, la profesional relata que «la situación actual del hospital es crítica. Y no solamente necesitamos que se concrete un proyecto de nuevo hospital, si no también que se puedan entregar recursos para hacer algunas mejoras en algunas áreas que están muy deficitarias, dentro de las cuales están, en primer lugar, la urgencia de adultos, en que ya se hizo un proyecto en que se va a ampliar principalmente la sala de espera, con lo cual aumenta también el espacio interno y los flujos internos de esa unidad, pero no aumenta el número de box ni los espacios para los tratamientos, que hoy se le hacen a los pacientes sentados en las sillas».

Actualmente, hay varios proyectos que urgen, pero están detenidos, como el de contar con un segundo TAC, segundo resonador y un segundo angiógrafo. En el caso de este último, ya se encuentra comprado, pero la autoridad sanitaria no le ha entregado la resolución para funcionar, esperando a tener un nuevo hospital. «Eso es grave, porque el aparato va a terminar caducando, en términos de su modernidad, para cuando tengamos un hospital nuevo», reclama la Dra. Amarales.

Actualmente el hospital cuenta con 434 camas habilitadas y 100 camas de hospitalización domiciliaria, aunque de acuerdo a la población que atiende el hospital, el número de camas requeridas es de aproximadamente de 800. Entre otras falencias, destaca que la urgencia Pediátrica no cuenta con suficientes box ni calefacción; que el consultorio de especialidades no cuenta con salas de espera adecuadas ni ascensor; que faltan box para atención, por lo que se terminan perdiendo horas de los especialistas al no tener espacios adecuados para realizar su trabajo. «Las condiciones del consultorio de especialidades  no son las óptimas, por lo que creemos que otra prioridad es necesario construir un CDT que ojalá estuviera en un lugar distinto al hospital y que el espacio que hay ocupa el consultorio de especialidades sea ocupado para atención hospitalaria o de urgencias», señala la Dra. Amarales.

El abandono de la salud mental

Posteriormente, los dirigentes se reunieron con cerca de 30 médicos y médicas del Hospital Psiquiátrico del Salvador, donde también estuvieron presentes el abogado jefe del COLMED, Adelio Misseroni, y de FALMED, Juan Carlos Bello, y pudieron constatar el grave daño que ha causado en la motivación, la moral y la salud mental de las y los funcionarios, las graves acusaciones realizadas por la Ministra.

“El otro día, una persona en la micro le dijo al conductor que necesitaba bajarse en un edificio cercano al hospital y el chofer le dijo, ah, usted va ahí al lado de donde torturan”, contó uno de los presentes. “Nos piden motivación, que trabajemos en conjunto por mejorar las condiciones del hospital, mientras nos cuestionan nuestra manera de trabajar y tenemos que ir a declarar a la PDI”, comentó otro.

Por su parte, la Presidenta del Capítulo, Dra. Alejandra Voigt, resumió el pesar de sus colegas, señalando que consideran que no ha habido una reparación honesta desde la Ministra de Salud, ya que tiene un actuar convencido e ideologizado de lo que se hace en dicho establecimiento.

El Presidente de la Orden fue enfático en señalar que «esta agresión no sólo fue a ustedes, fue al gremio médico, a los trabajadores de la salud. Creemos que se ha evidenciado que acá hay un problema que no depende de los funcionarios, por eso les pedimos que cada uno denuncie a sus jefaturas, con copia a los jefes de servicio, cuáles son las falencias que hay en el hospital, de modo que el ministerio se haga responsable, porque la vulneración de derechos que hay en este momento de parte del Estado de Chile en contra de nuestros pacientes, es brutal. Hay hospitales que deberían estar cerrados, si nos guiáramos por los comentarios de la ministra».

El Dr. Jaime Sepúlveda, en su calidad de Tesorero Nacional y Presidente de FALMED, recalcó que «vamos a estar con ustedes, como desde el primer día. Tenemos el convencimiento que ustedes no vulneran derechos, que hacen lo mejor que pueden en las precarias condiciones en que trabajan, aplicando el criterio básico de quienes trabajamos en salud, hacer el bien con los recursos que uno tiene, y que además, han estado en conocimiento de todas las autoridades, por lo tanto tengan la tranquilidad que no tenemos duda que ustedes han obrado bien».

Finalmente, la Vicepresidenta del Gremio señaló que «esto es lo más complejo que me ha tocado escuchar en el último tiempo, porque no logro dimensionar la victimización y revictimización que han sufrido ustedes durante todo este período y por eso creemos que, al menos por parte nuestra, estar aquí es un acto reparatorio, para que entiendan que estamos con ustedes para todo lo que necesiten».