La Comunidad Médica alerta al país de la fragilidad de la situación sanitaria

9231

La Comunidad Médica alerta al país de la fragilidad de la situación sanitaria

10 de Marzo de 2021

A poco más de un año del primer caso de COVID-19 identificado en Chile, la comunidad médica desea transmitir a la ciudadanía y a las autoridades de gobierno el difícil momento epidemiológico y sanitario que atravesamos.

Actualmente, tenemos más del 94% del total de camas de pacientes críticos ocupadas. Existe un plan de expansión, pero tiene capacidad limitada y se realiza un tremendo esfuerzo por parte del personal de salud para mantener la calidad de atención. Vemos un aumento permanente en la cantidad de nuevos casos, a lo que se suma un escenario de mayor movilidad, modificaciones del plan Paso a Paso con apertura de casinos de juego, cines y restaurantes, y un futuro cambio estacional que nos obliga a estar preparados a implementar medidas con urgencia.

Reconocemos el esfuerzo en la campaña de vacunación que sitúa a nuestro país como líder mundial en este aspecto pero, lamentablemente, no veremos todavía sus resultados.

Es por todas estas razones que, en primer lugar, hacemos un llamado a la ciudadanía a fortalecer las medidas de precaución: distancia física, privilegiar espacios abiertos y ventilados, lavado de manos frecuente y uso correcto de mascarilla.

En segundo lugar, instamos a las autoridades de gobierno y a quienes toman decisiones a avanzar en las siguientes medidas:

  1. Privilegiar lo sanitario en el plan Paso a Paso, limitando las actividades de alto riesgo en espacios cerrados y con poca ventilación y permitir aquéllas de bajo riesgo en espacios abiertos y ventilados, manteniendo una coherencia entre las actividades productivas y las libertades individuales.
  2. Clarificar los indicadores de avance y retroceso del plan Paso a Paso. Hoy se toman decisiones sin dar a conocer sus argumentos objetivos, lo cual aleja a la ciudadanía de las medidas.
  3. Fortalecer la estrategia de Testeo, Trazabilidad y Aislamiento, entendiendo que ésta es la medida más relevante que permite cortar la cadena de transmisión sin someter a la población a medidas restrictivas con baja aceptación y adherencia.
  4. Endurecer las restricciones a viajeros, extremando las medidas para limitar la introducción al país de nuevas variantes, y ampliar la vigilancia genética de la circulación viral en Chile.
  5. Suspender el permiso de vacaciones, que ha tenido un enorme impacto en la movilidad de las personas y con ello, en la grave situación epidemiológica actual.
  6. Establecer incentivos o subsidios que faciliten la obligación de las empresas de adoptar protocolos COVID-19 en los lugares de trabajo y/o implementen teletrabajo, y diferir horarios de ingreso en empresas que no tengan opciones de mantener el teletrabajo.
  7. Mejorar la comunicación de riesgo. Muchas de las decisiones son inentendibles para el personal sanitario y la ciudadanía.
  8. Seguir con el plan de vacunación, de acuerdo a lo trazado, privilegiando a los grupos de mayor riesgo.

Como Colegio Médico y Sociedades Científicas estamos muy preocupados por la magnitud de esta ola y sus potenciales consecuencias. De no tomar medidas más efectivas en el control de casos en estos momentos, podemos lamentar no sólo más enfermos graves y muertes, sino tener que afrontar la posibilidad latente de no poder atender a todos los pacientes que lo requieran. Necesitamos la colaboración de todos y todas.