Vicepresidente del Colegio Médico entrega recomendaciones para ver el eclipse solar a alumnos de Estación Central

1069

El Dr. Patricio Meza junto a la Seremi de la Región Metropolitana, Rosa Oyarce, el alcalde de dicha comuna, Rodrigo Delgado y el presidente de la Sociedad Chilena de Oftalmología, Dr. Dennis Cortés, participó en una actividad con alumnos de la Escuela básica Ramón del Río, en la cual enfatizaron en los riesgos a la salud visual de ver este fenómeno sin la protección adecuada.

Hasta la Escuela básica Ramón del Río, en la comuna de Estación Central, llegó esta mañana el oftalmólogo y Vicepresidente del Colegio Médico, Dr. Patricio Meza, junto a la Seremi de la Región Metropolitana, Rosa Oyarce, el alcalde de la comuna, Rodrigo Delgado y el presidente de la Sociedad Chilena de Oftalmología, Dr. Dennis Cortés, para conversar con los alumnos de 7º básico sobre las recomendaciones para ver el eclipse este próximo martes 2 de julio sin generar perjuicios a su salud visual.

En la visita, entregaron lentes especializados y certificados con la etiqueta ISO 12312-2 y un folleto explicativo a los estudiantes, que detallaba, entre otras medidas, no mirar el Sol de forma directa; no usar lentes de sol comunes ni mirar a través de una cámara de video o fotográfica, teléfono inteligente, binocular, telescopio o cualquier otro dispositivo óptico sin que tenga un filtro solar certificado para este uso; y, teniendo la protección indicada, pausar la observación y no mirar por más de 30 segundos, entre otras.

El Dr. Meza insistió “en el llamado a los adultos a proteger la salud visual de los niños. Mirar sin protección, en cosa de minutos el sol puede productir ceguera o daños irreparables, por lo tanto nosotros queremos insistir en que los niños deben estar con supervisión de un adulto responsable durante todo el período que dure el eclipse. Los niños son mucho más sensibles, porque las estructuras del ojo son más transparentes, por lo tanto la cantidad de luz ultravioleta y rayos infrarrojos que entran al ojo, es mucho mayor, por lo que la salud visual de nuestros niños tiene que ser nuestra mayor preocupación. El llamado es a disfrutar el eclipse de manera segura”.

Por su parte, la Seremi de la RM, Rosa Oyarce, enfatizó que “lo más importante es la seguridad para observar el eclipse que está dada con los lentes que son certificados y se deben adquirir en lugares establecidos, no en la calle ni en cualquier lugar, para tener la certeza y la seguridad. Aquí lo relevante es que éste debe usarse de manera intermitente, es decir, observar, bajar la vista, y sacárselos para descansar”.

El Alcalde de Estación Central, Rodrigo Delgado, agregó que “ estos son fenómenos que ocurren cada cierto tiempo y no tenemos la habitualidad y la costumbre de cómo enfrentarlos y es bueno que los niños y sus familias conozcan las recomendaciones para tener un avistamiento del eclipse de manera saludable. Y creemos que los niños son agentes de cambio y colaboradores en sus comunidades y les hemos pedido que donde estén ellos, puedan difundir esta información y guiando a quienes no sepan tanto. Además, vamos a tener lentes para el 100% de los niños en los colegios municipales y lo importante es que estén preparados para usarlos bien”.

Finalmente, el presidente de la Sochiof, Dr. Dennis Cortés, indicó que “no sólo en tiempo de eclipse, la recomendación es no mirar directamente al sol, porque puede producir un daño a la retina. Ese es el punto clave, nunca mirar sin la protección adecuada, que son los lentes certificados. También se pueden utilizar las placas de las máscaras de soldar, pero lo ideal es un grado 14 o mayor, aunque también es una alternativa uno 12, que es más fácil de conseguir en el comercio”.

Riesgos en la salud

Mirar fijamente el sol, con o sin eclipse, y aunque sea por poco tiempo, puede provocar daños a la retina, que es la parte del ojo que procesa los estímulos luminosos, ocasionando una disminución de la visión, alteración en la percepción de colores y formas, siendo irreversible en algunos casos, e incluso producir ceguera. Además, puede aumentar la aparición de patologías de la superficie del ojo y cataratas.

Los síntomas pueden aparecer entre 6 a 12 horas después de la exposición solar sin la adecuada protección ocular y va desde la irritación, ardor, hinchazón, lagrimeo, enrojecimiento progresivo de la conjuntiva del ojo y, finalmente, dolor intenso que impide abrir los ojos. De presentarse alguno de estos síntomas, acude a un médico para que evalúe la situación.