DECLARACIÓN MESA DIRECTIVA NACIONAL SOBRE HECHOS DE VIOLENCIA CONTRA RECINTOS DE SALUD

105

Lamentamos y condenamos tajantemente los graves daños contra dependencias del Hospital San Pablo de Coquimbo, que además de las millonarias pérdidas económicas -en un contexto de subfinanciamiento de la salud pública-, generan un tremendo perjuicio en la atención de cientos de pacientes que día a día llegan a este recinto asistencial, y a los trabajadores que deben realizar sus funciones en un ambiente de inseguridad.

Nada justifica la agresión a los centros de salud. Esto sólo precariza aún más la atención que intentamos dar a las personas.

Con la misma fuerza, repudiamos el ataque contra un centro médico y radiológico privado de la misma ciudad, y la destrucción de las instalaciones y de una ambulancia de la Mutual de Seguridad en Los Andes.

Exigimos a las autoridades otorgar el debido resguardo a los recintos de salud, entendiendo la importancia de los servicios que prestan y hacemos un llamado a la ciudadanía a resguardar, respetar y a cuidar estos espacios que brindan atención permanente a heridos y enfermos. La violencia no sólo entorpece el diálogo y la búsqueda de soluciones, sino que genera un efecto negativo en la legitimidad mayoritaria de las demandas sociales; además de los graves perjuicios que ocasiona a la población más vulnerable, que depende de estos lugares para su atención de salud.

Como Colegio Médico hemos estado del lado de las demandas sociales y la defensa de los derechos humanos y no podemos permitir que nuestros centros de salud sean objeto de violencia y destrucción.

Por una salud sin violencia.

MESA DIRECTIVA NACIONAL
COLEGIO MÉDICO DE CHILE