Colmed presenta comentarios sobre Ley de Acoso Sexual en atenciones de Salud

461

La presidenta del Departamento de Género del gremio, Dra. Francisca Crispi, realizó la exposición a los asesores legislativos de los senadores de la Comisión de Salud de la Cámara Alta.

Valorando el proyecto de ley y considerándolo necesario, pero al que se le deben ampliar definiciones, eliminar algunas redacciones innecesarias, agregar la sanción de pacientes hacia profesionales de la salud e incluir un protocolo para víctimas, también abogando por incluir el acoso sexual a las estudiantes del área, fueron parte de los comentarios que realizó el Colegio Médico de Chile a los asesores parlamentarios de los Senadores que integran la Comisión de Salud de la Cámara Alta sobre la iniciativa legal que sanciona el Acoso Sexual en las Atenciones de Salud.

En su presentación, la presidenta del Departamento de Género y Salud, Dra. Francisca Crispi entregó antecedentes como la encuesta “Violencias de Género en la práctica médica”, realizada por Colmed en 2019 y en cuyos resultados arrojaba que el 11% de las médicas había sido víctima de violencia sexual en el último año y el 43% afirmó haber recibido insinuaciones sexuales.

Si bien no existen cifras con respecto al acoso desde pacientes, en EEUU, un estudio del año 2020, revela que el 64,4% de las médicas y el 44,1% de los médico, fue víctima de esta vulneración por parte de pacientes o sus familiares.

El documento también explica que la legislación en la materia es limitada, ya que solo se sanciona cuando es acoso sexual en el ámbito laboral o en espacios públicos, quedando excluido el que ocurre en atenciones de salud, ya que no se encuentra regulados bajo ninguna normativa y tampoco se aborda en la ley 20584 de Derechos y Deberes en ese mismo marco.

Por eso, la Dra. Crispi enfatizó en la necesidad de distinguir el acoso desde profesionales de la salud a pacientes, incluyendo tocaciones indebidas, roces corporales o solicitudes de quitarse la ropa innecesarias en el acto profesional o sin consentimiento de la paciente. Esto, sin dejar de incluir el que pueda provenir de un paciente hacia los funcionarios. También sancionar como agravantes por parte de la Superintendencia de Salud, el abuso de poder y confianza y que las calificaciones en el sistema público y sus encuestas de satisfacción incluyan la consideración de conductas impropias o abusos, siendo la institución sancionada en caso de no realizar las denuncias en caso de conocimiento de denuncias de esa índole.

“Nuestros comentarios tuvieron una muy buena recepción porque mejorar la definición de acoso que tenía el proyecto e incluir dentro de la regulación a los actos de  acoso sexual de pacientes a profesionales de la salud y a estudiantes. El proyecto busca regular, mediante la Ley de Derechos y Deberes del paciente el acoso sexual en las atenciones y nosotros también estamos pidiendo incluir que pacientes también tengan entre sus deberes el no acosar al personal de salud”, comentó la dra. Crispi.

Revisa el documento completo de la presentación aquí