Antofagasta: Colegio Médico rechaza fallo del Primer Tribunal Ambiental y acudirá a la Corte Suprema

325

El organismo rechazó la solicitud de invalidación del gremio, respecto de las resoluciones que permiten el funcionamiento del galpón de acopio de concentrado, situado en el puerto local y su diario transporte por pleno centro de la ciudad.

Como un fallo lamentable para la salud y el medio ambiente de las actuales y futuras generaciones de antofagastinos, que deberán continuar sufriendo en su salud, las altas cifras de cáncer, por el peligro que representan la presencia de un acopio de arsénico y metales pesados en pleno centro portuario y sus respectivos transportes, calificó el Colegio Médico de Chile Regional Antofagasta el reciente fallo del Primer Tribunal Ambiental, que este jueves rechazó la solicitud de invalidación del gremio, respecto de las resoluciones que permiten el funcionamiento del galpón de acopio de concentrado, situado en el puerto local y su diario transporte por pleno centro de la ciudad.

Los dirigentes locales indicaron que este tipo de decisiones erradas demuestran la falta de concordancia respecto de la esencia de un tribunal ambiental, que en definitiva en vez de velar por proteger el medio ambiente y la salud de toda una comunidad, se escuda en una eventual falta de competencia, brindando una nueva oportunidad de “manga ancha” a grupos empresariales, que llevan décadas acrecentando el sufrimiento en la salud de toda Antofagasta.

Según los médicos, son estas malas decisiones las que marcan el devenir sanitario de Antofagasta, que tras la contaminación con arsénico en el agua potable, sufrida entre 1958 a 1970, hoy no puede ser rematada, mediante la exposición a un producto minero ultrafino por sus calles, que sólo hoy posee un 28% de cobre y un 72% de metales pesados, de toda la tabla periódica de los elementos, con el consecuente daño que eso genera.

Finalmente, el gremio médico manifestó que el fallo resulta a todas luces contradictorio, dado que deja de manifiesto, la deficiencia en cuanto a la hermeticidad del embarque de concentrado de cobre por el puerto local, lo que sumado al sumario en curso por las 8,4 toneladas de polvo, retirado de las calles de Antofagasta, permite acudir a instancias superiores, como la Excelentísima Corte Suprema, para que el máximo tribunal del país, tomando en consideración, el largo historial de sanciones a las firmas involucradas, haga prevalecer el imperio del derecho y proteja efectivamente a la comunidad antofagastina, cerrando definitivamente dichas instalaciones.