Una serie de inconvenientes son los que ha traído la quiebra de isapre Masvida en la zona. Según señaló el presidente de la Asociación Gremial (AG) de Ginecoobstetras de la región, Dr. Rodrigo Parada, en septiembre de 2016 tuvieron las primeras informaciones de sus asociados en el sentido que la isapre no estaba pagando las prestaciones realizadas por estos estos especialistas.

Facultativos transparentaron la situación con isapre Masvida en la zona y denunciaron prestaciones impagas por parte de la isapre desde septiembre de 2016.

Esta situación no sólo ha complicado a los médicos, quienes no reciben la justa retribución por su trabajo, sino que también ha repercutido negativamente en los pacientes, al dificultarse sus posibilidades de atención.

El Dr. Parada afirmó que inicialmente desde la isapre les aseguraron que las deudas serían pagadas, razón por la cual los especialistas continuaron atendiendo. Sin embargo, al agudizarse la crisis de la aseguradora, muchos se vieron obligados a dejar de recibir bonos de la isapre y atender a sus pacientes contra boleta. “Encargados de la oficina regional nos instaron a continuar trabajando porque esto iba a resolverse y que nuestro trabajo estaba salvaguardado. Por lo tanto, nuestra recomendación siempre fue continuar trabajando y brindándole atención a nuestras pacientes, que es lo más importante. En algún minuto, cuando la cosa hizo más crisis, muchos comenzaron a actuar un poco diferente y empezamos a no recibir más bonos de consulta ambulatoria”, explicó Parada.

Cabe mencionar que la AG de Ginecoobstetras reúne a cerca del 90 por ciento de estos especialistas en la región, por lo que esta situación afecta a muchísimas mujeres en la zona. “En el caso de nuestra especialidad, comenzamos a atender a nuestras pacientes desde que son adolescentes, no las podemos dejar botadas y menos cuando se trata del nacimiento de sus hijos“, señaló.

El Dr. Parada aclaró, además, que la AG no tiene convenio firmado con isapre Nueva Masvida, la que está desinformando al decir que mantiene a los prestadores de la antigua isapre.

“Esta nueva isapre, que tiene un RUT distinto, nos ha hecho ver de distintas maneras y ha dicho en todas partes que ellos son una nueva institución, que no tienen relación con Masvida, y entonces no se hacen cargo de la deuda que dejó Masvida. Pero, por otro lado, operan en las mismas oficinas, con los mismos trabajadores, y se han colgado –porque eso es lo que han hecho– de un convenio que tenemos con una institución distinta. Eso hay que dejarlo súper claro: hoy no tenemos convenio de atención con la nueva isapre”.

Para el presidente regional del Colegio Médico, Dr. Juan Eurolo, es claro que las autoridades de la Superintendencia de Salud fallaron al permitir que se continuara con la integración vertical entre clínicas e isapres –lo que había causado el quiebre de Masvida– y también fallaron al no tomar las medidas necesarias tendientes a prevenir el actual escenario.

“La Superintendencia de Salud ha actuado tarde y mal en este conflicto. No ha sido capaz de resolver el problema de la integración vertical en Chile, porque relativizan lo que eso significa. Pero, por otro lado, cuando se le hizo ver numerosas veces lo que estaba pasando en isapre Masvida, recién a fines del año pasado comenzó a tomar cartas en el asunto. Sin embargo, no ha solucionado problemas y tampoco evitó esta quiebra o falta de financiamiento de la isapre, y se produjo entonces que no se está pagando el trabajo realizado por los médicos”.

El Dr. Eurolo teme que esta crisis termine ahuyentando a los afiliados de la aseguradora. “Nuestro temor es que los afiliados decidan cambiarse masivamente a otras instituciones de salud y Nueva Masvida pase un difícil momento financiero”.

Finalmente, cabe señalar que el Colegio Médico tiene un equipo jurídico analizando este tema a nivel nacional, y en la región las distintas asociaciones gremiales de médicos especialistas están levantando la información acerca de la deuda que la isapre tiene con sus profesionales, todo ello con miras a posibles acciones legales contra la aseguradora.