El jueves 18 de mayo de 2017, se presentaron ocho miembros de nuestro Departamento de Derechos Humanos en el Recinto de Cumplimiento Penitenciario Punta Peuco, para realizar una visita observacional de las condiciones generales del centro y el acceso que tienen las personas recluídas a atención de salud de acuerdo a su edad y condición, tras una petición de los familiares de siete presos condenados por crímenes de lesa humanidad. El equipo de derechos humanos se presentó a las 12:00 hrs. en compañía de dos profesionales del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

Al llegar al Centro, pudieron observar el ingreso de un gran número de personas al interior del penal, a pesar de no ser día de visitas, quienes ingresaban cajas cerradas y  alimentos libremente, sin observar alguna revisión del contenido de las especies ni de las personas y sin utilizar el detector de metales. Dada la situación, se consultó a Gendarmería, quienes informan que ese día se efectuaba la premiación de las Olimpiadas de los reclusos, razón por la que se estaba efectuando una celebración con invitados externos, quienes eran ex uniformados pertenecientes a una organización de apoyo a los presos del Penal.

Como es habitual, se cumplió con el protocolo de presentación con las autoridades locales para informar el objetivo de la visita y el alcance de ésta; las cuales nos recibieron amablemente, accediendo a que se efectuara la entrevista al personal de salud y jefe  del establecimiento; sin que aún se tuviera acceso a las dependencias en que se efectuaba dicha premiación.

Transcurridos 45 minutos, la visita de la delegación fue interrumpida y según se les informó, debido a una orden recibida desde el nivel central de Gendarmeria, no logrando realizar las entrevistas con los reclusos, ni acceder a las dependencias del recinto.

Posteriormente, a pesar de múltiples gestiones efectuadas por parte de la Presidencia  del Colegio Médico y del Instituto Nacional de Derechos Humanos, el personal  de Gendarmería no permitió continuar con la visita y luego de 3 horas de espera, la delegación procedió a retirarse.

Ante estos antecedentes, manifestamos nuestra molestia por la gran diferencia y contradicción inexplicable descrita, ya que por un lado se permite el libre tránsito y acceso a un grupo de personas con multiples elementos, sin la revisión  habitual, y por otra parte, no permitir el desarrollo de una visita observacional al centro penitenciario.

Por lo anterior, creemos  fundamental transparentar esta situacion ante la opinión pública, dado que se nos ha impedido cumplir con nuestro cometido histórico.

Esta visita, en coordinación con el INDH, forma parte de una serie observaciones efectuadas a centros penitenciarios, hogares del Sename y de otras actividades desarrolladas, en el marco del Convenio de colaboración entre ambas instituciones desde el 2013.

 

Santiago, 19 de mayo de 2017