Casi un mes de incendios forestales, afectadas varias zonas de la región y con cerca de 107.583 hectáreas quemadas en lo que va la temporada de verano y declarándose la región como zona de catástrofe, movilizaron a toda la red asistencial con el objetivo de atender a todas las personas que se vieron afectadas por el siniestro.

Uno de los actores importantes, en temas de salud, fueron los médicos en destino y formación o EDF, quienes se encuentran trabajando en las zonas rurales y que en compañía de todo el equipo de salud de cada hospital y consultorio de las zonas afectadas, atendieron y trabajaron arduamente en esta catástrofe.

El Dr. Esteban San Martín, subdirector médico (s) del Servicio de Salud O’Higgins, comentó el plan que se llevo a cabo en toda la zona, “desde el primer día nosotros hemos tenido presencia en el lugar con equipos de emergencia, nosotros trabajamos con tres líneas de atención, como tener mayor presencia con equipo SAMU, para el rescate pre hospitalario, en segundo lugar hemos reforzado la red hospitalaria, tanto de emergencia como de hospitalización, para prepararnos para una eventualidad y tercero, reforzar la presencia través de la atención primaria en la zona siniestrada”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Asimismo el Colegio Médico de Rancagua, mantuvo un permanente contacto con la presidenta de los MGZ, Dra. Carol Muñoz, con la finalidad de estar preparados y suministrar la ayuda necesaria, debido a la emergencia vivida en muchas zonas rurales.

Por parte de la Seremi de salud también se realizaron importantes servicios, como la vacunación contra el tétano, tanto a las familias afectadas, como  a los muchos voluntarios que trabajaron en las zonas siniestradas.

Sin embargo, uno de los actores importantes en temas de salud, fueron los médicos en destino y formación o EDF, quienes se encuentran trabajando en las zonas rurales, que en compañía de todo el equipo de salud de cada hospital y consultorio de las zonas afectadas, atendieron y trabajaron arduamente en esta catástrofe.

En Marchigüe, los médicos EDF, Nicolás Melgarejo y Camila Araya comentaron la labor realizada en esta emergencia. “Al hospital mismo las consultas respecto al incendio fueron las intoxicación por monóxido de carbono, bomberos lesionados o pacientes con patologías agudas tipo psicológica, crisis de angustia al ver que han perdido sus casa; esas fueron los tipos de atenciones, no aumentando mucho, las que sí crecieron se relacionan con las salidas a terreno, pues se atendieron a las personas que no querían dejar sus casas y pertenencias, realizando una gran labor a la comunidad”, precisó la Dra. Camila Araya.

Por su parte el Dr. Nicolás Melgarejo, enfatizó que “logramos armar una buena red con todo el equipo médico, gracias a Dios la situación no fue tan terrible como pensamos. Estuvimos armados con servicios de técnicos con turnos de 24 horas y un refuerzo médico en el día hasta las 20:00 horas, con los mismos colegas de Marchigüe. Tenemos un equipo muy bien conformado y estábamos todos dispuesto a apoyar en toda esta catástrofe”.

En tanto en Litueche, el Dr. Héctor Contreras (MGZ), comentó los detalles del trabajo que debieron realizar en esta zona. “Se tomaron las medidas pertinentes para gestionar la red de salud y cubrir todas las necesidades de la zona, ya sea a las postas, los Cesfa; haciendo turnos de día y noche en la zonas afectadas y operativos propios de los MGZ y con el apoyo de la Cruz Roja, con el SAMU en puesto de avanzada en las zonas de incendios”.

En Pichilemu, la Dra. Francisca Mena, agregó que “nuestra comuna por suerte, no se vio tan afectada como otras aledañas, prestamos ayuda a toda la red que se armó por los incendios. Lo que si hicimos fue evacuar zonas de la comuna de manera preventiva y atención de todas las personas que estaban en albergues”.

Gracias a este trabajo en conjunto de los MGZ, que en su mayoría están a cargo de la dirección de estos hospitales, siendo profesionales jóvenes que no pasan los 32 años, pero que cuentan con la preparación necesaria que permitió enfrentar una situación sin precedentes en el territorio nacional.

Seguramente habrá que esperar un algunos meses para tener el catastro que arrojará la gente que vive en las zonas afectadas, donde seguramente se deberá responder con apoyo psicológico y de otras áreas para superar este mal momento.

Cabe destacar el trabajo desarrollado por el Servicio de Salud O’Higgins, quienes apoyaron  toda la zona afectada, con insumos, personal, móviles a terreno, y que auxiliaron en la tarea de atención a los afectados.

Una vez más vemos que frente a una catástrofe, son muchos los héroes que se muestran, en salud; sin duda el personal estuvo a la altura, trabajando 24/ 7 por el bien de todos los pacientes.

 

Comunicaciones

Colegio Médico de Rancagua