En lo que constituyó la última reunión de trabajo del período 2016, el Departamento de Medicina Privada, encabezado por su secretario técnico el Dr. Pablo Araya, se reunió con decanos y representantes de universidades privadas para darles a conocer el acuerdo del Consejo General de Colmed sobre la nueva norma de regulación de asignación de Campos Clínicos que pretende establecer el Ministerio de Salud y recoger su opinión sobre esta materia.

En la reunión participaron el Dr. Luis Barrueto, director de la Escuela de Medicina Universidad Andrés Bello; la Dra. Patricia Muñoz, decana de la Facultad de Medicina Universidad Diego Portales; el Dr. Juan Giaconi, decano de la Facultad de Ciencias Universidad Mayor; Dr. Mauricio Soto, vicedecano de la Facultad de Medicina Universidad Finis Terrae; Dr. Luis Castillo, decano de Medicina Universidad San Sebastián; Dr. Pablo Vial, director del Instituto de Ciencias e Innovación en Medicina de la Universidad del Desarrollo; y el Dr. Manuel José Irarrázaval, director del Ipsuss; además de los miembros del departamento de Medicina Privada Drs. Juan Cataldo y Jorge Tisné.

En el encuentro se les informó el rechazo por parte del Consejo General del Colmed de esta regulación del Minsal y la propuesta de constitución de una mesa de trabajo a la que se invitará además la Asofamech para plantear una propuesta más realista.

“Existe una preocupación generalizada no sólo del mundo privado sobre esta norma sino que también de las universidades estatales y del propio Colegio Médico refrendado por el Consejo General y el Departamento de Formación y Acreditación del Colmed. Por lo tanto lo que hemos hecho hoy es compartir con los representantes del mundo privado esta posición del gremio médico y escuchar sus inquietudes y alcances para hacerlas llegar a nuestro Colegio”, expresó el Dr. Araya.

El dirigente destacó que esta actividad fue la última del año y que formaba parte de un compromiso asumido por este departamento con la docencia en el mundo privado aunque aclaró que hay temas que siguen permanentemente trabajándose como el Arancel  Fonasa, la nomenclatura de prestaciones, la certificación de especialidades y la inevitable reforma al sistema isapres donde, afirmó, el Colegio Médico debía consensuar una propuesta previa y no esperar hacer sólo aportes a proyectos de otras entidades.