• En el seminario ¿Cómo garantizar medicamentos más baratos?, organizado por el Instituto de Políticas Públicas de Salud de la Universidad San Sebastián, la presidenta del Gremio destacó que es relevante avanzar en la Ley de Fármacos II para mejorar el marco regulatorio, pero que para hacerse cargo del alto costo de bolsillo son necesarias otras iniciativas, como la cobertura de tratamientos por parte de Fonasa y las Isapres.

El 40% de los chilenos gasta más de 50 mil pesos mensuales en medicamentos; el 98% aprueba que tengan precios preferenciales para adultos mayores; el 91% está de acuerdo con que el Estado regule las tarifas de los remedios; el 94% considera que los médicos deben prescribir  bioequivalentes; el 91% que debe ser obligatorio que las farmacias ofrezcan ese tipo de productos como alternativa a los de marca y el 88% que se elimine el IVA a los fármacos.

Estos son los principales resultados de un estudio elaborado por el Instituto de Políticas Públicas en Salud de la Universidad San Sebastián y que fue dado a conocer hoy en el marco del seminario ¿Cómo garantizar medicamentos más baratos?, organizado por dicho organismo, en conjunto con la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados.

En la actividad participó la presidenta del Colegio Médico de Chile, Dra. Izkia Siches, quién fue parte de la mesa redonda “Propuestas para mejorar el acceso a medicamentos” junto al Dr. Rodrigo Salinas, Presidente del Tribunal de Ética de la Orden y miembro de la directiva de Médicos Sin Marca; Claudio Sapelli, Director del Instituto de Economía de la Pontificia Universidad Católica; María Teresa Valenzuela, Vicedecana de Investigación y Postgrado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Los Andes; y Jean-Jacques Duhart, Vicepresidente Ejecutivo de la Cámara de Innovación Farmacéutica de Chile.

En su intervención, la Dra. Siches indicó que “tenemos un mercado en temas de fármacos que es una selva a la que exponemos a los pacientes con poca información, con un mercado desregulado, con precios muy elevados y con roles clínicos -y ahí me hago cargo desde los médicos- también desregulados, con un marketing directo, con visitadores médicos con muchas lógicas que hay que retroceder”.

Agregó que “por otra parte, está el tema de quién se hace cargo financieramente. Como país seguimos entendiendo que el tema de salud-enfermedad es algo completamente personal y esa es una perspectiva errada. Tenemos que introducir inteligencia sanitaria y en el sistema de compra donde, ya sea Fonasa o las Isapres, se hagan cargo de algo que es parte del proceso de salud. No se puede hacer solo el diagnóstico, si no que también tiene que estar incluido el tratamiento. Si no está incorporado en la cobertura de salud, es una mesa que está claramente coja”.

Finalmente, la Presidenta de la Orden destacó que “es muy relevante avanzar en la Ley de Fármacos II, no va a poder reducir los costos, no va a reducir todos los problemas, pero es importante que pueda regular un poco más el escenario”.