El Colegio Médico de Chile y el Consejo Consultivo de Salud del Hospital Adriana Cousiño, expresamos nuestros sentimientos de solidaridad con la comunidad de Quintero y Puchuncaví, así también con los funcionarios del Hospital Adriana Cousiño de Quintero, los Cesfam Ventanas y Puchuncaví, y la Posta Rural de Loncura, quienes han debido hacer frente a las consecuencias de años de contaminación en la zona, y que en los últimos 2 meses ha provocado un aumento masivo en las consultas de los Servicios de Urgencias de dichos recintos.

Desde el punto de vista técnico, el Hospital y su personal tuvo que reaccionar y prepararse para enfrentar esta contingencia. Ambas entidades firmantes valoramos y reconocemos el compromiso y la vocación de cada uno de ellos y que se ha podido garantizar una adecuada atención de salud a la comunidad afectada.

Destacamos que el 70% del personal vive en la zona, siendo sometidos a las mismas condiciones de contaminación ambiental, por lo que sufren también las consecuencias de la grave situación actual.

Es desde esta perspectiva que la comunidad hospitalaria y su equipo de salud de urgencias ha querido ser también parte de las soluciones y, además de abordar las demandas asistenciales, ha planteado propuestas de corto, mediano y largo plazo al Colegio Médico de Chile y las autoridades correspondientes, para garantizar una mejor salud para la población de Quintero y Puchuncaví, de la cual son parte.

Entendemos y empatizamos con la angustia, ansiedad y desconcierto que produce  la actual situación, pero tal como hemos repetido sistemáticamente, esta situación no se resuelve con más atenciones sanitarias o cambios de criterios diagnóstico, sino que evitando la exposición de la población a los agentes tóxicos. En base a esto, llamamos a toda la comunidad a mantenerse firmes en eliminar las fuentes de contaminación, planteadas en conjunto con el Colegio Médico, y rechazar cualquier tipo de violencia contra el personal de salud.

Además, rechazamos la lentitud con que se han llevado las diligencias tendientes a esclarecer lo ocurrido y que a más de 45 días del primer evento, aún no se conozca el agente que produce la sintomatología de intoxicación y la o las empresas responsables de estas emisiones que por años han afectado a estas comunidades. Como Colegio Médico de Chile y Consejo Consultivo de Salud del Hospital de Quintero, exigimos a la brevedad respuesta a estas interrogantes.

Finalmente agradecemos a todos los Médicos Generales de Zona que atienden a la comunidad diariamente y a los profesionales que han concurrido como apoyo en esta grave crisis ambiental que vive la comunidad de Quintero y Puchuncaví. Ellos demuestran el sentido y la vocación de la  profesión médica.

Mesa Directiva Nacional Colegio Médico de Chile – Consejo Consultivo de Salud del Hospital Adriana Cousiño