• La bendición del Algarrobo se llevó a cabo en el patio central de la sede del Gremio.

 Una actividad tradicional diaguita de bendición de la tierra y el aire, mediante la plantación de un algarrobo (árbol sagrado) y la presentación de ofrendas se realizó en la sede del Colegio Médico en la Serena. La ceremonia organizada por el Departamento de Derechos Humanos de la Orden, tuvo como objetivo realizar un reconocimiento a los pueblos originarios y, de paso, reafirmar su férreo compromiso con el Medio Ambiente.

El presidente de esa unidad e integrante del Consejo Regional La Serena del Colegio Médico, Dr. Nelson Mellado, agradeció a la Asociación Indígena Diaguitas Elquinos Llastay por la participación en el evento.

“Con agrupaciones del pueblo Diaguita hemos organizado esta ceremonia de plantación del árbol sagrado, lo que nos permite relacionarnos con las culturales originarias de nuestro país y le da un mayor sentir al lugar donde estamos. Como departamento solidarizamos 100% con las zonas que han sido expuestas a sacrificio por parte de proyecto industriales ambiciosos y que han concluido con el arrase de gran parte de los ecosistemas de aquellos lugares. Es por eso que la pérdida de Alejandro Castro, dirigente pescador de Quintero, la sentimos como nuestra”, señaló el Dr. Mellado

Por su parte, Alejandra Alballay, vicepresidenta de la agrupación diaguita, indicó que “nos sentimos muy agradecidos por esta invitación ya que la idea del Colegio Médico fue honrarnos como pueblo. Bendecir un algarrobo en forma simbólica para plantar es un hecho muy importante para nosotros, ya que así dejamos patente la importancia de cuidar la tierra, el cual es el principal objetivo de todos los pueblos indígenas del mundo. Para nosotros como diaguitas es importantísimo traer a la conciencia colectiva el ser guardianes de cuidar la tierra, de protegerla y de agradecerle de todo lo que nos da. En esta ceremonia, lo que hicimos fue pedirle a la tierra que bendiga este lugar, que ayude a las personas que están y trabajan en este sitio y que las energías que se construyen se ramifiquen desde este pedazo de tierra hacia el exterior, hacia el resto de la comunidad”, finalizó.