• La circular de agosto pasado de la cartera que acota la entrega a 3 talonarios físicos, reveló problemas en la entrega de estos documentos por vía electrónica y la aplicación de la medida.
  • Entre los principales problemas presentados por los facultativos con las licencias digitales están los constantes fallos en los sistemas electrónicos, falta de reconocimiento de huellas, problemas de conectividad y el alcance acotado que tiene actualmente entre las empresas.

 

La Presidenta del Colegio Médico de Chile, Dra. Izkia Siches, entregó esta mañana en el Ministerio de Salud cerca de 900 reclamos de doctores de todo el país, dirigidos a la subsecretaria de Salud Pública, Dra. Paula Daza, por las restricciones a la entrega de licencias en formato físico. Esta medida fue adoptada en julio pasado por la cartera mediante una circular, que limita a los facultativos a contar solo con tres talonarios para otorgar los reposos legales a los pacientes, sin considerar las características de sus trabajos, su ubicación o las necesidades de cada centro de salud. A eso se suman los variados problemas que se han registrado en la entrega de este tipo de reposo por la vía electrónica.

La máxima autoridad gremial, indicó que “en mayo de este año tuvimos reunión con la subsecretaria donde trabajamos el tema de las licencias y acordamos tomar medidas y hacer un levantamiento según la disponibilidad tecnológica. En julio llegó la circular con las limitaciones y sin hacer el proceso previo. Esto nos parece un error porque limita derecho de trabajadores de tener acceso al legítimo reposo”.

La dra. Siches aseguró que “hay muchos lugares que tienen limitaciones de internet para el acceso o pacientes sin huella o su sistema previsional no está adscrito. Esta es una buena política pública, pero pésimamente mal implementada. Pedimos al ministerio retrotraer la medida o aplazar su implementación y hacer el trabajo como corresponde”.

La consulta abierta se realizó durante agosto y septiembre, en la cual se les preguntó a los prestadores por su lugar de trabajo y comuna; si tiene acceso a licencias médicas electrónicas y el detalle de las dificultades que ha tenido al utilizarlas. En total, cerca del 70% de los facultativos que respondieron asegura haber tenido problemas en su uso.

Dentro de los principales fallos evidenciados, se encuentra la caída de los sistemas informáticos; que no se reconoce la huella del paciente o del médico; que las personas postradas no pueden desplazarse para realizar el procedimiento y tampoco existen sistemas inalámbrico; no tienen respaldo; no todas las empresas tienen convenios con los proveedores; para las cargas el sistema no esta disponible y el formulario no permite entregar antecedentes como diagnósticos detallados, informes o exámenes.

Además, dentro de quiénes no utilizan este formato, el 37% explicó que es porque las empresas no lo han implementado; un 9,5% no maneja el sistema y un 9% porque en su lugar de trabajo no tiene internet.

Igualmente, de manera espontánea, a través de los canales institucionales, se realizaron aprehensiones sobre especialidades que deben dar más licencias médicas como Traumatología. A eso se suman los problemas logísticos que significa a médicos de zonas aisladas o lejanos, hacer el trámite personalmente con el presidente del COMPIN respectivo.