Gremio rindió homenaje simbólico a un grupo de profesionales que habían sido desafiliados durante este período de la historia por distintos motivos. En el acto, participaron familiares y amigos de los profesionales.

El Colegio Médico de Chile realizó un homenaje a 22 doctores asesinados en dictadura, entregándoles una colegiatura póstuma a la agrupación gremial. El acto simbólico busca recordar a este grupo de facultativos que fueron ejecutados políticos o son detenidos desaparecidos. Al emotivo acto desarrollado en el Auditorio Salvador Allende llegaron familiares de 17 de las víctimas y fue encabezada por la presidenta de la Orden, Dra. Izkia Siches; por el vicepresidente, Dr. Patricio Meza y por el presidente del Departamento de Derechos Humanos, equipo encargado de la organización de la actividad, Dr. Enrique Morales, entre otras autoridades.

“El Consejo Nacional tomó esta decisión para reivindicar a muchos colegas que fueron borrados de los registros por razones políticas y es por eso que no tenían número de colegiatura no eran parte de la institución y por esa razón los volvemos a incorporar dentro de los colegiados”, explicó la dra. Siches.

Además, la dirigenta indicó que la mesa directiva decidió sumarse a la querella por el crimen de los doctores Luis Andrade Balcázar y Héctor García García. “El colegio va a volver a estar donde siempre debió haber estado, al lado de la comunidad y defendiendo a los pacientes. Vamos a retomar la senda de los cambios más estructurales en materia sanitaria. Queremos un acuerdo nacional que permita cambiar el financiamiento del sistema de salud y que permita el real acceso de los ciudadanos”, señaló.

En la jornada se homenajeó a los doctores Salvador Allende, Luis Andrade, Jorge Ávila, Luis Barra, Gabriel Castillo, Vicente Cepeda, Jorge Cerda, Miguel Enríquez, Héctor García, Carlos Godoy, Eduardo González, Hernán Henríquez, Arturo Hillerns, Iván Inzunza, Jorge Jordán, Jorge Klein, Carlos Lorca, Enrique Paris, Eduardo Paredes, Claudio Tognola, Bautista Van Schouwen y Absalón Wegner. A sus familias se les entregó un diploma y una medalla en reconocimiento, además, en el auditorio Salvador Allende se descubrieron 22 fotos de los fallecidos que quedarán de forma permanente en ese lugar.

El vicepresidente, Patricio Meza comentó que “queremos agotar todas las instancias para recuperar la tuición ética de los colegios profesionales, con el fin de evitar que cualquier médico que participe en vulneración a los derechos humanos vuelva a ejercer la profesión”.

El fin de semana, a modo de homenaje, se realizó un operativo médico en Cunco y en Puerto Saavedra en la región de la Araucanía en el que se atendieron a cerca de 350 pacientes con una veintena de especialistas en pediatría, psiquiatría, otorrinolaringología, oftalmología y ginecología, entre otros.

Finalmente, el doctor Enrique Morales indicó que “estamos realizando una labor que busca construir una cultura de derechos humanos para situaciones que ocurren hoy. En base a protocolos internacionales, con un trabajo técnico que permite denunciar vulneraciones y lo hacemos como un espacio para recoger un legado histórico de muchos médicos que han trabajado para denunciar situaciones de violencia, pero también en el espíritu de los homenajeados hoy”.