Hasta Antofagasta se trasladó el Secretario General del Colegio Médico de Chile, Dr. José Miguel Bernucci, para participar del XXVII Congreso de Médicos Generales de Zona, que reúne a todos los delegados y codelegados de la agrupación a lo largo del país, quienes debatirán sobre los ejes de trabajo de la agrupación. Asimismo, abordarán durante la jornada el grave problema de contaminación en la ciudad y cómo éste afecta en la salud de la población, que ha mostrado una mayor prevalencia al cáncer en los últimos años, de acuerdo al Anuario de Estadísticas Vitales del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

En la apertura del evento, el Dr. Bernucci recordó su paso como médico general de zona en el sector de La Chimba y como dirigente de la agrupación, instancia en la que reflexionó sobre el rol de los MGZ en la actualidad: “El rol que cumplió hace 60 años fue el de permitir el acceso en salud a millones de compatriotas que estaban en los sectores más recónditos de Chile. Ese Chile lejano, austral y de la pampa. ¿Pero, hoy? Pues bien, hoy está inmerso en el Chile del día a día, en la red de salud, al lado de hospitales y centros de salud más complejos; incluso en CESFAM y centros urbanos. Esto es porque el programa más exigido de gestión de recursos humanos médicos de la historia de nuestro país hoy día es una herramienta de equidad en salud”.

En esta línea, enfatizó que “el MGZ sigue permitiendo que haya médicos hoy no sólo en lugares lejanos y recónditos, también donde las condiciones socioeconómicas no permiten tener recursos humanos. Es por eso que el rol del Médico Generalista, que ha sostenido al sistema de salud chileno, debe ser de primer nivel”.

El Dr. Bernucci destacó que “una vez más, esta agrupación nos demuestra cómo el MGZ sigue vigente. Siendo un elemento de equidad en salud. Demostrándonos el inmenso trabajo que tenemos como dirigentes hacia la población y nuestro país”.

Respecto al tema central del Congreso, señaló que “cuando hablamos de cáncer se nos viene a la cabeza inmediatamente la formación en Oncología, gran tecnología y costosos tratamientos. Pero debemos tener presente que el generalista es un eslabón aún más poderoso: la prevención. Todo esto no lo harán nuestros oncólogos, sino ustedes”.