Esta iniciativa es fruto del trabajo realizado por el colectivo Jornadas de Derechos Humanos de la Escuela de Salud Pública y contó con el apoyo de la Vicerrectoría de Asuntos Estudiantiles y Comunitarios; el patrocinio del Centro de Salud Mental y Derechos Humanos, Cintras, y el auspicio de la Subsecretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia.

En una solemne ceremonia y con la asistencia del vicepresidente del Colegio Médico, Dr. Patricio Meza; del presidente del Consejo Regional Santiago, Dr. Pablo Salinas e integrantes del Departamento de Derechos Humanos del Gremio, se llevó a cabo la inauguración de una escultura de Miguel Lecaros, junto a una placa recordatoria, ubicada en los jardines del Servicio Médico y Dental (Semda) con los nombres de los estudiantes, académicos y funcionarios (pertenecientes a las facultades de Medicina, Odontología y Ciencias Químicas y Farmacéuticas) detenidos desaparecidos y ejecutados políticos en dictadura entre 1973 y 1990.

En la oportunidad, y a nombre de los familiares de las víctimas de la dictadura recordadas en este memorial, se dirigió a los asistentes, Jaime Lorca, hermano del Dr. Carlos Lorca Tobar, desaparecido el 25 de junio de 1975. Asimismo y a nombre de la subsecretaria de Derechos Humanos, Lorena Fríes, la coordinadora del Área de Proyectos y Memoriales María Soledad Silva, leyó un saludo a los presentes. También se dio a conocer una carta de la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, quien destacó que la Casa de Bello recuerde su memoria con esta obra.

Posteriormente, el rector de la Universidad de Chile, Dr. Ennio Vivaldi, se refirió a la importancia de esta actividad y tras lo cual, los asistentes y familiares colocaron una flor a los pies de la escultura.

Para que nunca más…

Claudia Godoy, hija del Dr. Carlos Godoy, detenido desaparecido el 4 de agosto de 1976, agregó que esta instancia aporta a la memoria colectiva del país y señaló que la salud debe ser vista como un bien común. “No basta con que tengamos monolitos en distintas partes, basta que hagamos diálogo permanente en relación a lo que significó la pérdida de todos estos médicos, estas y estos estudiantes, sino van a seguir siendo nombres en un muro olvidados por la lluvia y por el calor. Eso es lo que nos provoca el mayor de los dolores y frustraciones”, concluyó.

La directora de la Escuela de Salud Pública del plantel, Dra Patricia Frenz, manifestó que “para la Escuela, esto es parte de nuestra responsabilidad de poder hacer este pequeño homenaje a personas que fueron parte del Campus Norte. Este es un esfuerzo de nuestros familiares, de los profesionales de la Escuela. Es un esfuerzo de nuestra comunidad que realmente representaban los valores que nos motivan a nosotros que deben ser un ejemplo y es el significado de esta ceremonia. Son personas valiosas y estos son los valores de nuestro país que están presentes hoy”.