Los Gremios se reunieron en la sede del Colmed para solicitar la reactivación de la iniciativa legal que lleva 7 años en el Congreso.

Representantes de los Colegios Profesionales, se reunieron en la sede del Colegio Médico para dar un reimpulso al proyecto de ley sobre Tuición Ética, que se encuentra durmiendo en el Congreso sin que avance en su trámite legislativo.

“Queremos pedirle a la Presidenta que instruya al ministro de la Segpres que pueda efectivamente concretarse un reimpulso a este proyecto dentro de los tiempos legislativos y avanzar hacia la universalización de la colegiatura, así como la tuición sobre todos los profesionales y no solamente los colegiados”, informó la Presidenta del Colmed, Dra. Izkia Siches.

Junto con estos pasos concretos, la Dra. Siches señaló que se impulsará también una campaña de aumento en las colegiaturas para fortalecer todas estas organizaciones. “En la actualidad estamos reducidos a asociaciones gremiales por lo que es muy relevante comprender el rol que cumplen estas organizaciones en la sociedad para poder dar lineamientos a nuestros colegiados y a la sociedad en su conjunto, de la relevancia de nuestras profesiones, la necesidad del buen ejercicio profesional y obviamente mantenerse dentro de los lineamientos éticos que nuestras distintas profesiones requieren”.

Mario Aguilar, presidente del Colegio de Profesores, destacó que la entidad gremial está apoyando estas acciones ya que en la actualidad es inoperante la legislación sobre esta materia: “Nos parece importante que se recupere una tradición histórica donde los pares son los que deben enjuiciar técnicamente el comportamiento ético. Es una forma también de proteger a la ciudadanía”.

Alejandra Melús, presidenta del Colegio de Psicólogos, señaló que es fundamental el rol ético de los colegios profesionales. “Hacemos un llamado a todos los actores a que nos ayuden en reimpulsar este proyecto. Esperamos que en este gobierno podamos sacar adelante este proyecto”. Pablo Vergara, vicepresidente del Colegio de Abogados reiteró la necesidad de perfeccionar este proyecto indicando que sin lugar a dudas los gremios se podrán de acuerdo en aquellas indicaciones fundamentales para presentarlas en una lista a los legisladores para convertir este proyecto en ley.

En esta reunión participaron María Eugenia Valle, vicepresidenta del Colegio de Dentistas; Pablo Vergara, vicepresidente del Colegio de Abogados; Mario Aguilar, presidente del Colegio de Profesores; Alejandra Melús, presidenta del Colegio de Psicólogos; Luis Flores, vicepresidente del Colegio de Tecnólogos Médicos y el  presidente del Colegio de Arquitectos, Alberto Texido.

Proyecto

Desde la creación del Colegio Médico de Chile por disposición de la Ley Nº 9.263, de 1948, y hasta la dictación del Decreto Ley Nº 3.621, de 1981, el control sobre la ética del comportamiento profesional de todos los médicos cirujanos del país fue ejercido por el Colegio Médico, siendo, además, obligatoria la afiliación para el ejercicio de la profesión.

El mencionado decreto ley transformó a los Colegios Profesionales en simples asociaciones gremiales, haciendo voluntaria la afiliación de los profesionales, privándolos, además, de sus facultades para sancionar las infracciones a las normas que regulan la ética profesional. Dicho decreto ley estimó que las facultades jurisdiccionales para velar por el cumplimiento de aquellas normas podían ser idóneamente ejercidas por los Tribunales de Justicia. Sin embargo, los casos de infracciones a la ética profesional conocidos por los tribunales ordinarios fueron escasísimos, circunstancia que demostró fehacientemente cuan equivocada fue aquella apreciación.

Para el Colegio Médico siempre fue una prioridad recuperar el control ético de la profesión y nuestra institución fue un activo impulsor de la reforma constitucional que, en el año 2005, reconoció a los colegios profesionales el control jurisdiccional sobre la ética profesional.

Por su parte, el artículo vigésimo transitorio de la Constitución señala que en tanto no se creen los tribunales especiales, las reclamaciones motivadas por la conducta ética de los profesionales que no pertenezcan a colegios profesionales, serán conocidas por los tribunales ordinarios.

Obviamente, la reforma constitucional antes señalada requiere de la dictación de una ley que establezca una nueva naturaleza jurídica para los colegios profesionales –que dejan de ser simples asociaciones gremiales-; que cree los tribunales especiales de ética y que regule los procedimientos ante los tribunales de ética y ante las cortes de apelaciones.